>

Bienvenido a la picada "El Rincón de los Canallas"

Martes, Mayo 14, 2013 12:01 PM Realizado por Victor Painemal

Entrevista a Don Victor Painemal, Canalla N°1, oriundo de Temuco. Todo comenzó en los años 80’s. Comencé con un local ubicado en San Diego, con el nombre “El Rey del Pollo Asado”. El cual era atendido en horario normativo, pero yo siendo bueno para el leseo y cuando la dictadura impedía juntarse a más de tres personas. Sencillamente en la noche no había negocio abierto al público y yo, viejo bohemio, tenía mucho amigos y vecinos, los que me empezaron a acompañar en el local.

Un día les dije que quién quería jugar dominó o cacho, porque yo me iba a amanecer?. Así, llegaron amigos y matrimonios, estábamos encerrados, a cortina cerrada, fueron momentos difíciles, no podíamos encender luces, escuchábamos las radios subversivas para el régimen, como la radio Moscú y sabíamos lo que pasaba en Chile.

Así se empezó a juntar gente, esto pasaba lleno, yo tenía pollito o carne asada y vino para vender, de esa forma mantenía el boliche y pagaba mi arriendo, en ese tiempo de la recesión no había plata y la gente no tenía dónde ir y los pillaba el toque de queda y se quedaban toda la noche. Con el tiempo una persona traía un amigo y este a otro y así fue creciendo la cosa, pero todo era clandestino.

Se bajaban las cortinas afuera del local, pero quedaba un agujero. El que metía la mano tiraba un cable y sonaba la campana y yo preguntaba, "quién vive canalla" y entonces respondían por ejemplo "la zarzamora esta morada" y ahí se abría la puerta al canalla que venía entrando, yo le daba albergue toda la noche de la 1 de la mañana hasta 5 ó 6 de la madrugada.

Fui Detenido varias veces, porque se le declaraba organizador de reuniones clandestinas y por infringir el toque de queda y siguiendo esto, El día 16 de julio de 1983 quemaron el local “El Rey del pollo Asado”, se dice que fue una bomba y totalmente intencional y el local cerró sus puertas, me caducaron la patente y lo clausuraron, No pude seguir atendiendo público en general en ningún horario.

Cuando me fui del sector, se empezó a hacer una colecta entre la gente que venía al local, incluyendo a extranjeros, los que juntaron plata, arrendaron una casa cerca del local, y como si fuera poco pagaron seis meses de arriendo, me trajeron de vuelta y el 20 de mayo del año 1984 partí con un local totalmente clandestino nuevamente. Empecé con mucho miedo trabajando de 23:.30 hasta 07:00 de la mañana. No pasó mucho tiempo y nos descubrieron, nos allanaron, fui detenido y nos decomisaron todo, venía personal de la CNI y me llevaron nuevamente.

El nombre se creó cuando "el caballero" dijo que eran unos canallas los que pensaban distinto a él, entonces acá se hizo una cofradía de canallas, nadie se nombraba, era muy peligroso, sólo se decía "hola canalla" y así todos se trataban de canallas.

Así nace el nombre del local y queda con el nombre de “El Rincón de los Canallas”.

La frase se iba cambiando semana a semana e incluso un locutor de la radio Colo Colo, se encargaba de hacerla saber a través de su programa. Por ejemplo, Tito Arévalo decía: saludamos a Puerto Montt y su gente y en especial a Don Juan Lecaros. Desde Santiago muchos saludos, está lloviendo en Puerto Montt y los Canallas siguen igual. Entonces al día o a la semana siguiente yo preguntaba, quién vive canalla y me respondían "está lloviendo en Puerto Montt"

Así nace el “Santo y Seña” que cambiaba periódicamente, de todas formas, sufrimos atentados, allanamientos, varias multas e incluso fuimos clausurados.

Como dato curioso el gobierno de Patricio Aylwin dictaminó que a todo retornado se le diera su primer almuerzo a la chilena en nuestro local.

Así llegaron artistas, antiguos senadores, ministros y se hizo mucho más conocido el lugar y la prensa, nacional y extranjera, nos hacía reportajes.

A este selecto público se sumaron y siguen sumándose, obreros, oficinistas, jóvenes estudiantes y trabajadores, quienes disfrutan de los accesibles precios y la magia que guarda el interior de Los Canallas.

Acá hay un trato especial, como todos son canallas, todos son iguales.

Ahora somos todos amigos, hay un respeto, se habla, se conversa, se dialoga.

Aquí se sienta un uniformado con un civil, vienen para acá, conversan y vamos construyendo una patria mejor, la juventud ahora también participa de esto, porque la idea es tener espacios para ellos que los vienen pidiendo hace rato.

Soy feliz y me siento plenamente realizado. Estoy orgulloso por el pasado histórico que tiene este lugar, creo que lo hice bien. He hecho patria a través de todo esto y creo que para adelante hay que seguir construyendo cada día un país mejor, por lo menos con Los Canallas, hemos cooperado con un granito de arena.

“La Semilla de la Amistad, siémbrala por donde quieras que tú vayas, ésta germinará y en la huella que dejaste , tu imagen quedará eternamente”

Victor Painemal Martinez